06 DE JULIO DE 2015 | Hace 627 dias

Con la herida abierta, Lucas Biglia evitó hablar

El volante de la Selección participó de un evento solidario en su querida Mercedes, donde recibió el afecto de la gente.

Por Carlos Siffredi

Mirada pérdida, sonrisa a medias, señales de agradecimientos con aplausos y golpes en el pecho. El rostro junto a los gestos de Lucas Biglia mostraron una fusión un tanto extraña que resultó del cariño de la gente de su Mercedes natal y, a poco menos de un día, el amargo trago que le sirvieron los dueños de casa chilenos a la Selección Argentina en la final de la Copa América. Sin comentarios al respecto, ya que se notó en su cara que aún la azarosa lotería de los penales le duele, Biglia dio el puntapié inicial de la 8º edición del Fútbol Solidario con famosos llevado a cabo en el estadio de la Liga mercedina de fútbol, donde lo recaudado fue destinado a las instituciones locales Taller Protegido para chicos discapacitados (CAIDIM) y la escuela especial Vamos Creciendo.

Mercedes, que se empapeló de afiches, con Lucas Biglia usando la camiseta de la Lazio, invitaron desde temprano a asistir al estadio. Primero fue el turno de partidos de categorías infantiles y luego cotejos interbarriales. Pero las miles de personas asistieron a la cita dominguera donde la frutilla del postre fue el “Partido de las estrellas”. Y los fanáticos, especialmente los más chiquitos que usaban grandes remeras con el apellido Biglia estampado, aguardaron por el hijo pródigo de Mercedes que si bien no jugó, tampoco se olvidó de los suyos y paró para cada foto que le pidieron, evitando hablar de lo sucedido en Chile.